• Alberto de Castro

Cláusulas de EARN-OUT en contextos de incertidumbre (como el COVID19)

Intentando no empezar de una forma demasiado filosófica, el futuro siempre tiene incertidumbre, y en lo que a los negocios se refiere más: casi el 20% de las empresas españolas fueron creadas hace menos de 2 años, y sólo el 15% existían hace 20. Y esto no refleja las grandes variaciones que, al alza o a la baja, puede experimentar su negocio durante su vida.


Esto impacta generalmente en el valor de las compañías. Una mayor incertidumbre, o un mayor riesgo relacionado con la sostenibilidad (o el crecimiento) futuros del negocio, se traduce en mayores tasas de descuento y menores estimaciones de valor.


La incertidumbre en los procesos de compraventa


Hasta aquí, comprador y vendedor de una hipotética transacción podrían pensar de forma similar. Pero un futuro menos claro también abre la posibilidad de expectativas diferentes acerca del mismo y, en un contexto de negociación, las partes tienen a optar por escenarios favorecedores a sus intereses: agresivos en el caso del vendedor, para recibir un precio mayor, y conservadores en el caso del comprador, para pagar un precio menor.


El Covid-19 parece haber ensanchado esta brecha, al llevar ya un tiempo conviviendo con nosotros y afectar a la práctica totalidad de negocios. Se ha generado un alto nivel de incertidumbre en el mercado y, de paso, en las valoraciones de las compañías. En este contexto, aparte de un miedo o una precaución extra (la reacción habitual ante el peligro de la incertidumbre) las posturas de comprador (buscando gangas) y del vendedor (reacios a aceptar ofertas a la baja) están más distantes que nunca, destruyendo por el camino el valor de algunos negocios por impactos financieros que no están capacitados para asumir, llevando incluso a obligar a malvender ante el peligro de quiebra, si no liquidar, negocios que podrían ser viables.


Cláusulas EARN OUT


Cuando los adquirentes y los accionistas de una empresa (objeto de venta) llegan a un impasse en la negociación (sobre todo si el valor de la compañía es susceptible de variar significativamente en un futuro próximo), es habitual que surja la figura del Earn-out: una cláusula mediante la cual una parte del precio depende del rendimiento futuro de la empresa.


El precio tiene un componente fijo, normalmente pagadero al cierre de la transacción, y otro variable (el Earn-out), aplazado, que se satisfará en función de las magnitudes futuras que se definan (idealmente no-interpretables, pero fácilmente verificables, tales como EBIT, EBITDA, Beneficio Neto o Ingresos), en el momento en que estas se materialicen.


Con ello, se pretende cubrir la diferencia entre las distintas valoraciones de la compañía de comprador y vendedor que, en ambos casos, maximizarán su valor, permitiendo la perfección de la operación que, de otra forma, se hubiera estancado.


Precauciones


La figura del Earn-out puede generar una alta litigiosidad. Es aconsejable definir de forma muy precisa las condiciones para su devengo y pago, la magnitud financiera y su cálculo, y los mecanismos para evitar posibles alteraciones (intencionadas o no) de la misma, así como procedimientos de resolución de conflictos. El vendedor también puede solicitar una cuenta de depósito (escrow account) u otras formas de garantía del pago.


Contabilización


De cara a la contabilidad de la combinación de negocios, de acuerdo con NIIF 3 (39) La contraprestación contingente se reconocerá (como parte de la contraprestación) por su valor razonable a fecha de transacción, como pasivo financiero o patrimonio neto (NIC 32, 11). En algunos supuestos, se ajustará por la modificación en el valor razonable, amortizándose completamente cuando se produzca, o cuando expire.


¿POR QUÉ WindRose?


La valoración de una empresa tiene numerosas implicaciones, por ello es aconsejable acudir a un experto independiente que aporte objetividad, transparencia solvencia y rigor a la valoración, aportando un conocimiento del mercado macroeconómico y a la vez conocimiento específico de las industrias, y mediante el cumpliendo con los estándares y normativas de valoración, nacionales, e internacionales.


Desde WindRose Asumimos menores costes porque simplificamos nuestra estructura, sin sacrificar calidad. Esto nos permite ofrecer servicios de primer nivel a menor coste. Nuestro compromiso es trasladar el beneficio al cliente a través de unos honorarios reducidos y justos:

  • Estamos dispuestos a mejorar cualquier oferta económica de que disponga.

  • Estamos tan convencidos de la calidad de nuestros servicios, que estamos dispuestos a supeditar el cobro de nuestros honorarios al éxito de nuestros servicios (aprobación del trabajo por parte del auditor o de la autoridad competente.).


26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo